Home»El Pulso»Medicamentos para obtener una “A”

Medicamentos para obtener una “A”

0
Shares
Pinterest WhatsApp

 

Por muchos años se ha manifestado en toda la nación una preocupación general por el consumo de estupefacientes y medicamentos controlados, principalmente entre los jóvenes. Ellos son quienes recurren a este tipo de drogas en busca de un escape a las presiones sociales, entre otros motivos, e incluso hasta para obtener esa tan deseada “A” en el examen de alguna complicada materia.

En la primavera del 2009 en UHD estaba tomando una clase de psicología requerida en mis cursos básicos. Ahí conocí a “María” (le llamaré así para salvaguardar su privacidad) quien aparte de asistir a la universidad, trabajaba y tenía un bebé de dos años. Al comenzar el curso nos reuníamos a estudiar para los exámenes parciales. Ahí fue cuando noté que María tomaba medicamento. Realmente no le puse mucha atención a ese detalle, hasta que el día del examen final el mismo grupo nos reunimos para estudiar antes de presentar el examen. Nuestra compañera en cuestión se encontraba visiblemente nerviosa, ya que por sus múltiples ocupaciones no había tenido tiempo de estudiar. Nosotros tratamos de darle ánimos y de repasar los puntos más importantes del curso. Antes de comenzar a estudiar, noté que María tomaba una píldora, y le pregunté que si se sentía bien, a lo que ella respondió: “estoy muy nerviosa, y necesito tomar algo para poderme concentrar”. Le pregunté si ese medicamento era recetado para algo en específico, porque era claro que no se lo habían recetado para presentar un examen, a lo que ella  respondió que no, que ese medicamento se lo había dado una amiga; el medicamento era de su hijo quien padecía del síndrome de deficiencia de atención. Me sorprendió mucho la naturalidad con que lo dijo mientras pensaba en las complicaciones que esto podría traerle a mi muy nerviosa compañera.

En el momento en que entramos al salón, noté que María aún se veía nerviosa y angustiada. Al pasar junto a ella le sonreí para darle ánimos, mientras ella se tomaba otra pastilla. Sin tener idea de lo potente del medicamento, pensé que si ella lo tomaba, era porque sabía lo que hacia. Traté de concentrarme, sin olvidarme de los nervios de mi compañera que estaba sentada a tres butacas de mí.

Había transcurrido ya una hora y veía de reojo como María sudaba a chorros mientras que se tomaba una tercera pastilla. Ahí fue cuando me di cuenta de que algo no estaba bien. Mi compañera se veía realmente mal, y me hubiera gustado hacer algo al respecto, pero mi examen era más importante en ese momento. Después de una hora y cuarenta minutos terminé con mi examen y me levanté disponiéndome a salir de salón cuando noté que María estaba dormida sobre el examen. Pasé a su lado y le di un tirón de pelo mientras le susurraba al oído que despertara. Traté de buscarla después del examen y no la pude encontrar. Jamás la volví a ver en la universidad.

Según la AMA (Asociación Americana de Medicina), la adicción a medicamentos controlados para la deficiencia de atención entre los jóvenes va en aumento. La juventud ha descubierto una herramienta artificial para mantenerse enfocados en el estudio y así obtener buenas calificaciones, ¿pero a qué precio?

La AMA reporta en su página de Internet que seis de cada diez estudiantes de universidad toman algún tipo de droga para obtener un mejor rendimiento. Tres de esos seis ingieren medicamentos recetados para la deficiencia de atención. Los médicos están preocupados por la práctica de este consumo, ya que las consecuencias pueden ser contraproducentes. Mientras los estudiantes toman estas drogas para mantenerse alerta, a largo plazo las consecuencias son desastrosas. Tan solo se necesita ir a la página de Internet de alguno de estos medicamentos para ver todas las complicaciones que puede traer el tomar estas drogas sin un control médico. Las complicaciones van desde problemas del corazón, el hígado, los riñones, el estomago, el páncreas y, aún más alarmante, los problemas a nivel cerebral.

Estoy en mi ultimo año en la universidad, y he visto con preocupación como cada semestre compañeros recurren a este tipo de drogas para poder contrallevar la presión de obtener buenas calificaciones. Desde muy pequeños se nos advierte de las complicaciones que puede traer el abusar de drogas como estas. Es por eso que debemos pensar si esa “A” en el examen vale la pena el daño que le podamos hacer a nuestros cuerpos

Comments

comments

Previous post

U.S. advances to Gold Cup Final

Next post

Mexico overcomes early U.S. lead for Gold Cup