Home»El Pulso»Taxi Driver: repasando el clásico de Scorcese

Taxi Driver: repasando el clásico de Scorcese

0
Shares
Pinterest WhatsApp

 

Photo courtesy: Columbia Pictures

Taxi Driver, la película legendaria del año 1977 dirigida por el aclamado Martin Scorsese, se estrenará en el teatro Landmark River Oaks del 26 al 27 de agosto como parte de su serie de películas de medianoche. La trama sigue a Travis Bickle, protagonizado por Robert De Niro en su papel clásico como el cínico joven que vive en Nueva York con un caso crónico de insomnio, de día cuando maneja por las calles enamorado de la mujer del vestido blanco; de noche proclamando su desilusión obsesiva e intensa con la sociedad.

Landmark River Oaks presenta constantemente tesoros antiguos del cine y películas de culto además de nuevos estrenos. Esta película es una delicia para disfrutarla antes de regresar al colegio por todos sus memorables e inolvidables momentos, como la famosa escena donde Travis se pregunta a sí mismo “You talkin’ to me?” (¿Me estás hablando a mi?), lo cual deja tu mente en un estado errante. Particularmente cuando se trata de entender como este chico de expresión desdeñosa, cabello estilo mohawk, falta de educación y colección de pistolas ilegales de alguna manera se convierte en el más auténtico personaje de la película.

Taxi Driver empieza con Travis tomando un trabajo como taxista con turnos largos en la noche para matar un poco de tiempo y ayudar a escaparse de su insomnio monótono. Se sumerge en la vida nocturna de Manhattan y ve con una expresión triste el narcotráfico, tiendas porno, violencia y prostitución en cada esquina mientras maneja. Scorsese captura delicadamente cada momento con tanta potencia que los detalles más pequeños, como los ojos pintados negros de Iris, una prostituta de 12 anos protagonizada por Jodie Foster, persisten en la memoria después de sus escenas.

Harvey Keitel actúa al lado de De Niro y Foster como Matthew “Sport” Higgins, un padrote narcotraficante que tiene a Iris bajo su magia híper-masculina. Keitel personifica perfectamente al repulsivo Sport, quien en su exterior es todo lo contrario a Betsy (Cybil Shepherd). Betsy, la bella rubia con el vestido blanco que Travis no puede sacar de su mente, se vuelve un símbolo de la cruda realidad de la vida—casi siempre la gente con la que piensas que puedes contar son egoístas y constantemente te decepcionan.

En uno de sus monólogos Travis piensa, “I realize now how much she’s [Betsy] just like the others: cold and distant. And many people are like that. Women for sure. They’re like a union” (Me doy cuenta ahora que ella es como los demás: fría y distante. Mucha gente es así. Por supuesto las mujeres. Son como un sindicato).

Uno de los mensajes poderosos de esta película fenomenal es que la vida es dura y que muy a menudo uno se encuentra en situaciones en que la única persona con la que se puede contar es consigo mismo; y que a veces trabajando solo se consiguen los mejores resultados, tal como Travis encuentra en el final de su aventura.

El teatro Landmark River Oaks se encuentra en la 2009 West Gray Houston, TX 77019. Su número de teléfono es (713) 866-8881. Admisión general cuesta $10.00. Para más información visita su página, http://www.landmarktheatres.com.

Comments

comments

Previous post

Education cuts worry future teacher

Next post

Featured Artist Organization : Montrose Art Society (MAS)