Home»El Pulso»Se le vino la noche a Rayados, pierden 3-0 con el Dynamo

Se le vino la noche a Rayados, pierden 3-0 con el Dynamo

0
Shares
Pinterest WhatsApp

La violencia de la Sultana del Norte se trasladó el pasado domingo a la grama del Estadio Robertson ya que, en un partido muy sucio, el Dynamo de Houston salió con un triunfo de 3-0 sobre los Rayados del Monterrey.

“¡Eran golpes bajos! Puede pasar en cualquier juego, pero hoy ellos usaron todas las oportunidades que tuvieron para pegarnos”, dijo Brad Davis. “Jugamos bien, había muchas cosas extra cancha, pero jugamos bien y no dejamos que eso nos afectara. Lo más importante es que ganamos”.

El árbitro, Jasen Anno, perdió el control en la primera mitad donde mostró siete tarjetas, siendo dos de ellas de expulsión. Las cartulinas rojas fueron mostradas al capitán Luis Pérez y a Humberto “Chupete” Suazo, ambas por conducta violenta. Los dos jugadores dejaron un buen recuerdo a los jugadores naranjas al propinarles sendos codazos.

El Dynamo marcó su primer gol en el minuto 11, cuando Cam Weaver controló un rebote afuera del área y sacó un disparo para el 1-0. Davis anotó el segundo tanto desde los once pasos, tras una falta en el área al debutante Luiz Camargo.

“Desde mi punto de vista, no estoy seguro si era penal”, dijo el técnico del Dynamo, Dominic Kinnear. “No he visto una repetición, entonces no estoy seguro”.

El Robertson se pintó de azul y blanco para recibir al Monterrey (Imagen cortesia de Katy Umaña)

El único lugar donde Monterrey tuvo ventaja era en la tribuna. El Estadio Robertson se pintó de azul y blanco; sin embargo, la afición se quedó con ganas de mucho más.

“La asistencia fue muy buena”, dijo Davis. “Ésto es lo que queremos ver. Espero que hayan disfrutado nuestra victoria”.

Al fin del primer tiempo, el técnico del Monterrey, Víctor Manuel Vucetich, se quería comer vivo al árbitro y para el segundo tiempo cambió la mayoría del plantel titular.

En la segunda mitad, el juego se calmó mucho y perdió mucho ritmo. El Dynamo controló el partido e hizo lo que quizo con el balón.

Vucetich fue expulsado al minuto 68 por reclamar airadamente al cuerpo arbitral, y, solo dos minutos después, el Dynamo marcó el tercer gol. Brad Davis mandó un centro para Jason Garey que remató de cabeza al fondo de las redes.

Durante todo el partido la afición del Monterrey estuvo envuelta en distintas riñas, resultando en aficionados arrestados, además de dañar la imagen de los regiomontanos. Los elementos de seguridad no eran los aptos para controlar los 28,440 aficionados que asistieron al encuentro. Todos ellos aficionados que aman a su equipo de tal manera que pierden todo sentido de la realidad, y la realidad era que su equipo no lució en la cancha. Un equipo que se quedó sin estrellas y que se quedó con una muy mala imagen dentro y fuera de la cancha.

 

Comments

comments

Previous post

Re-evaluando la universidad: considerando el valor de la educación superior

Next post

The Debt is non-stop suspense